14 nov. 2011

Un River inestable se volvió a lucir


El domingo tan esperado llegó, el equipo de Almeyda se preparó para arrasar en la vuelta al Monumental. Con una defensa que se volvió a mostrar débil y un Román que se quedó en el partido de promoción, se perdieron los tres puntos y peligra la punta. Los tucumanos, no nos dieron respiro y le bajó la caña a River. La gente, se cansó de aplaudir.

Luego de lucir las tres “G” en Jujuy, gustar, golear y ganar, River venía afilado para comerse crudo a Atlético Tucumán. Sumada la vuelta al Monumental y los socios eufóricos, el clima en el aire era de pasión roja y blanca. El sentimiento riverplatense y la alegría de volver a casa iban de la mano. De a poco, el templo del fútbol, se colmaba de hinchas que alentaban sin parar aguardando la entrada de la Banda.

A los 25 minutos del primer tiempo, los millonarios ya perdían 2 a 0 y el equipo no cazaba una. De dos pases, no se concretaba ninguna. Desde las tribunas la bronca ya brotaba y en especial contra Adalberto Román, quien en la defensa permitió los ataques del decano que terminaron en gol. Todos los silbidos fueron para él y exclusivamente, para él. “¿Cómo le da la cara para seguir en River?” fue la principal pregunta que se hacían todos. Además de cuestionar cómo el Pelado fue capaz de ponerlo como titular. No olvidemos que, Ramiro Funes Mori fue operado del apéndice, y, luego del aterrador partido frente a Belgrano, Román volvía a jugar. Almeyda por “protegerlo” lo reemplazó por Ferrero pero ya nada servía para dar vuelta el resultado. River, se olvidó las tres G en la provincia norteña.

Al finalizar el partido, estuvieron aquellos que aplaudieron a los jugadores y otros, simplemente se quedaron de brazos cruzados o insultando. “¿Qué aplauden?, no jugaron a nada y quieren que los aplaudamos. La gente se hizo hincha de aguante, no del buen fútbol que River siempre mostró. Terminemos de seguir bancando al equipo que no juega a nada porque así estamos: en la B. Cada vez nos hundimos más”, fueron los principales reproches por parte de los socios. También se mostraron molestos con la mala organización del club. Al ingresar, se amontonaron todos en los molinetes y logró que se irritaran porque el partido estaba a punto de comenzar. Los policías, otra vez, empezaron a utilizar la fuerza bruta. Luego, la violencia hizo presencia dentro de la popular, cerca de la zona de los Borrachos del Tablón. Hubo piñas y corridas. Después buscan que no nos clausuren el estadio. Busquemos la solución a estos actos que nos terminan perjudicando a todos. Todos estamos alterados y convulsionados por el momento que estamos pasando a nivel futbolístico pero no dejemos que eso nos gane.


Por Cinthia Acevedo

No hay comentarios: